El saludo en el running

El saludoMe he animado a hablar de un tema bastante comprometido en el running. El saludo, ese tema del que todos los corredores se quejan, o tienen opiniones encontradas. Pero al final resulta que todos nos quejamos, y digo nos quejamos porque yo también lo hago, del saludo entre corredores. O como decimos ahora el saludo entre runners.

Pero no nos equivoquemos y rectifiquemos, no nos quejamos del saludo, nos quejamos del no saludo. Ya que lo habitual es lo siguiente, que vaya una persona corriendo, se cruce con otra, y llega el tenso momento de El Saludo. Y el resultado, es que dicho saludo casi nunca se produce. Si se produjera, no habría debate, simplemente educación.

Pero para poder hablar del saludo con propiedad, habrá que meterse en materia.

El saludo. Partes implicadas

Las partes implicadas en el saludo suelen ser un corredor, ya que hablamos del saludo en el running, y otra persona. Esta puede ser otro corredor, un ciclista, un simple paseante, alguien sentado en un banco. Aquí se abre un amplio abanico de posibles receptores. Estas dos son las partes más importantes del saludo, sin ellas no existiría el mismo

El saludo. Fase Inicial

El saludoTodo empieza cuando estamos en casa, preparándonos para salir a correr, entonces no nos damos cuenta. Pero todas estas decisiones, pensar la ruta, el ritmo, la ropanos van preparando para el saludo. Ya que depende de la ruta que cojamos podremos encontrarnos gente o no. El ritmo, evitará o ayudará que nos de tiempo a saludar a alguien. La ropa, hará que más gente nos mire,….

El saludo. Instantes previos

Podemos dividir esto en dos puntos de vista.

Emisor del saludo

El saludoEstos son los instantes más importantes del saludo, ya que es cuando el corredor que saluda, empieza a ver en la lejanía a su presa. La ve andando, trotando, o sentada en un banco, y empezamos a reducir la marcha. Si, la reducimos para que la persona que viene de frente, nos vea bien, y se de cuenta que estamos ahí.

Luego mostramos nuestra mejor sonrisa, ya que es la manera de que nos vean como alguien alegre y simpático. Vamos sembrando para luego poder recoger sonrisas y saludos. Empezamos a fijar la vista en la persona a la que queremos saludar, para establecer ese importante contacto visual. Ese contacto en el que pasarnos a comportarnos como unas personas simpáticas, 

Receptor del saludo

Esta es la persona importante del saludo, ya que si toda va bien, es quien nos lo va a devolver. La persona que nos hará sentir correspondida. Esta persona suele comportarse de diferentes maneras. Desde el principio deberías saber si te va a saludar. Ya que se suele apreciar al instante. Te devuelve la mirada, fija sus ojos en los tuyos, suele ser indicativo de saludo. Y si empieza sonreir, es un saludo casi seguro. Y si levanta la mano, éxito 100%.

Pero los problemas empiezan a aparecer cuando ocurren las siguientes cosas.

  • El saludoLa persona que viene de frente empieza a limpiarse el sudor, quitándoselo de los ojos.
  • Justo en ese momento ves que bosteza llevándose la mano a la boca, y tapándose los ojos de manera casual.
  • O quizás elige el momento para mirar hacia el paisaje que tiene en el lado contrario por el que ti vienes. Aunque no haya nada que ver.
  • Se pone a mirar el teléfono. ¡Mirar el teléfono mientras corre! ¿Pero quien te va a llamar en plena carrera?

Todo esto nos indica que seguramente no nos van a corresponder el saludo.

El saludo. Cruce de caminos

El SaludoY llegamos al momento principal del saludo, el momento álgido. Cuando empiezas a levantar la mano para saludar. O simplemente elevas la barbilla mientras buscas las mirada de la persona que te cruzas. Y a veces cuando llevas fuerzas añades un “Hasta luego” o un “Buenas tardes”.

Pero en este justo momento, es cuando el tiempo se para, y todo parece que circula a cámara lenta. Y mientras tu realizas el saludo, ves con estupefacción como la otra persona, quizás aumenta su velocidad, mira para otro lado, o simplemente te mira, pero te atraviesa con la mirada como si no existieras. Y tu te quedas con la palabra en la boca, la mano levantada, y parado de la impresión.

¿Me conoce?, ¿no me saluda por ello?, ¿soy odiado por mi forma de correr?, y justo en ese momento oigo una música en plan peli del oeste, y veo cruzar rodando una planta un poco sospechosa. Me acabo de quedar solo, más que solo, en mi saludo.

El saludo. La despedida

Y al final ¿que nos queda?, pues despedirnos, y diréis, si no nos ha saludado, ¿como podemos despedirnos? Es una forma de hablar, a veces nos despedimos simplemente diciendo otra vez bien alto, por si no nos ha oído, Hasta luego. Adiós. Buen viaje. Y todo ello mientras agitamos las manos, y casi gritamos. Así por lo menos, aunque no se de por aludido, nosotros nos retiramos alegres, seguro que se ha enterado.

Y a volver a empezar, nos ponemos a correr de nuevo, fijamos nuestra nueva víctima, y hacia allí que vamos de nuevo sonriendo. Preparando todas nuestras armas, como si nunca hubiéramos fracasado. Estamos de nuevo lanzados a por el éxito de nuestro siguiente saludo.

mye (276 Posts)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *