Salir de la zona de confort

zona de confort¿Que es la zona de confort? Esa zona donde nos encontramos tan agustito. Pero además de encontrarnos agustito, también es peligrosa. Ya que una vez encuentras tu zona de confort, puede ser muy contraproducente y peligrosa. Por ejemplo ayer iba a salir a correr, 17:30 de la tarde, salgo en ropa de deporte a la calle, y lo primero que siento, es como me golpea el aire. Si fuera verano, y el aire fuera caliente, ni me lo hubiera pensado, a correr.

Pero estamos en otoño, soplaba el aire, y la temperatura era de 4 grados. Y yo estaba en mi zona de confort, en casita, calentito, y pensando porque quería salir. Si me lo llego a pensar una, dos y hasta tres veces, seguramente no habría salido. Pero lo pienso en frío, nunca mejor dicho, y se que si no salgo y lo dejo para “cuando pare el aire salgo”, eso no funciona, el aire si quieres nunca para.

zona de confortAsí que me decido a abandonar el confort de casa, y empiezo a correr por Navacerrada, dirigiéndome hacia los Almorchones por el Camino del Río. Por lo menos se va disfrutando del atardecer, aunque hace frío, la puesta de sol en plena naturaleza merece la pena. Llegando hacia el Almorchón de Abajo, me dirijo a la M-607, que cruzo para continuar disfrutando del otoño por el camino del Dedo, que coincide con el GR-10.

zona de confortAl llegar a Navacerrada bajamos hacia el embalse por el Paseo de la Longuera, otro camino para disfrutar del otoño y el atardecer.Y ya bordeando el embalse, volvemos hacia el punto de inicio. Donde de nuevo nos acordamos del aire y del frío, pero ya de otra manera. Estoy cansado, tengo frío, pero en casa me espera una ducha caliente y reconfortante.

Hemos salido de esa zona de confort, que a veces nos impide entrenar, otras veces afrontar retos, esa zona que a veces es muy pequeña, pero muy difícil de abandonar. 

Por eso termino el entrenamiento feliz, he superado la guarida en la que se podía esconder mi mente, he salido de casa, he corrido casi una hora, he disfrutado de un atardecer, y lo más importante, no he echado de menos el confort.

Por eso aunque nos cueste, siempre tenemos que intentar superar la zona de confort, donde nos encontramos seguros, pero que muchas veces frena nuestro desarrollo personal, deportivo, profesional. Y dar el paso para salir, y enfrentarnos a nuestros miedos, problemas, fríos, o simplemente enfrentarnos al mundo.

Por si algún queréis salir una 50 minutitos a disfrutar de un atardecer, trotar y descansar, ahí os queda la ruta.

Descargar
mye (280 Posts)


Posts Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *