16 de Noviembre, motivación del corredor

MotivaciónQuerido diario, hace mucho que no se de ti, aunque seguramente es por culpa de mi. Mi falta de tiempo, mi falta de dedicación,… mis faltas. Pero bueno, cualquier reencuentro siempre es bueno, y más si es entre mis vivencias y mi diario. Por eso lo primero es escribir el día que es, 16 de Noviembre. Lo que me ha pasado estos días, ha sido una pérdida de motivación, quizás influida por la época, o a lo mejor por el final de la temporada, o principio de la pretemporada, o simplemente porque sí.

En estas fechas ya ha llegado el otoño, sus paisajes, su clima, su colorido, y en teoría apetece volver a correr, y digo en teoría, porque aunque el otoño está aquí, lo de apetecer es harina de otro costal, o sapo de otro pozo, o simplemente una utopía, por ello me voy a poner unas reglas motivadoras que me ayuden.

Primera regla de motivacion

Pero hoy voy a obligarme a que me apetezca salir a correr, voy a llenarme de motivación, para ello lo primero que hago es ponerme mi ropa de correr, si, eso resulta fundamental, enfundarme en mis pantalones, camiseta, sudadera, calcetines, … y mirarme al espejo, para ver si viendo a mi otro yo (el corredor) ahí delante, preparado, me animo a salir. Parece que la idea no ha ido del todo mal, estoy un poco más animado, por lo menos estoy ya vestido para correr, que era la primera parte del plan.

Segunda regla de motivacion

La segunda y no por ello menos importante, es salir a la calle, ya que una vez estas en la calle y además así vestido, seguramente me vendrán las ganas de empezar a correr, o al menos empezar a mover los pies rítmicamente, uno delante de otro, en un baile a ritmo constante, que me llevará por caminos insospechados. (Con estos pensamientos tan motivadores, seguro que consigo empezar a correr).

motivación motivaciónEfectivamente, salgo a la calle, miro a un lado, miro al otro, y lo único que veo son anuncios que no es que motiven mucho, “Como en casa en ningún sitio“, “Relájate hasta que el frío se historia“, imagino que es casualidad, pero tanta casualidad me empieza a mosquear. Da igual, tengo fuerza, me puedo sobreponer a esto. Así que simplemente empiezo a mover los pies, no tan sincronizadamente como yo quisiera, y ni mucho menos a ese ritmo constante que anunciaba o por lo menos pensaba anteriormente. Pero lo importante es que empiezo a correr, bueno trotar.

Tercera regla de motivacion

Ya en este punto, difícilmente podremos echarnos atrás, ya solo una lesión podrá pararnos, entonces es cuando nos acordamos de nuestro objetivo, el primero no, que era ponerse a correr, ese está superado, el segundo, que era aguantar, estar corriendo durante 30 minutos, para volver a empezar a coger ritmo.

motivaciónPara concienciarme, que son solo 30 minutos, pienso en cosas bonitas, me conecto a la música, y así dejo que los buenos pensamientos fluyan mientras corro…, una pena, que al poco rato se ponga a llover y el mp3 se quede sin pilas, pero no todo puede ser perfecto.

Así que miro mi GPS, que me indica claramente que estoy cansado, ese muñeco con brazos en jarras, y cara sudorosa no podía ser más explícito. Esto unido a la lluvia, las pilas agotadas, y que casi he completado tres minutos, me ayudan a tomar la difícil decisión de dar la vuelta y regresar a casa.

Cuarta regla de motivacion

Y para terminar que mejor que un final feliz. Feliz de haber corrido, con los metros recorridos, el haberme vuelto a poner la ropa de deporte, aunque el verdadero final feliz, es volver al calor del hogar. Me da igual que sea tras 30 minutos o quitarle el 0 y dejarlo en los 3 minutos que han pasado antes de que empezara a llover, y fallaran las pilas del mp3. ¡¡Al fin estoy en casa!!.

Esta es la motivación que no falla, duchita, y estirar, digo estirarnos en el sillón a descansar. 

mye (284 Posts)


Posts Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *