29 de agosto. Diario de un corredor

29 de agostoQuerido diario, hoy es 29 de agosto, y parece que se nos termina el verano, truenos, rayos, ambiente fresco, y todo ello además acompañado de una persistente lluvia. Entonces surge la primera pregunta, ¿salgo a correr?. ¿Me va a merecer la pena?.

Lo primero es abordar los pros y contras de dicha pregunta y sus respuestas. ¿Qué me puede pasar si salgo a correr? Lo más directo y fácil, es que me caiga un rayo. Pero claro, pienso yo, si me cae un rayo, igual me convierto en un superhéroe con algún tipo de superpoder. Que bien pudiera ser la velocidad del rayo. Y entonces, seguramente podría bajar mis tiempos en carrera.

29 de agostoPero también hay que pensar en los contras. Y si me convierto en superhéroe, tendría que comprarme una ropa superespecial para correr (y hacer el bien en los ratos libres claro está). Con los gastos que esto ocasionaría a mi bolsillo. Y además no sería legal correr aprovechándome de mi supervelocidad.

Así que al final deshecho la idea de correr bajo los rayos, para convertirme en superhéroe.  Ya que no estaba muy claro que fuera a tener éxito.

De nuevo vuelvo a pensar en cosas positivas y negativas que me pueden pasar si salgo a correr con la que está cayendo. Y otra de ellas, es que me arrastre la riada. Y de nuevo se me enciende una luz. Pensamiento positivo, igual con la velocidad del arrastre de la riada, bajo mis tiempos. Pero claro, pensamiento negativo. Bajo mis tiempos si, pero esos tiempos solo cuentan para triatlón, ya que iría por el agua. Deshecho otra vez la idea.

Y de nuevo volvemos al tema de ¿que me podría pasar si salgo a correr?. Que me empape, pero no unas gotitas refrescantes para poder luchar contra el calor del verano, no, que me empape hasta el punto de que mi ropa no absorba más agua, y mi cuerpo entre en colapso y enferme. Y vuelve la luz, esa lucecita que se me enciende. ¿Y si con fiebre, rindo más y mejor?, igual mis resultados mejoran, debido a ese estado febril y que resulta ser beneficioso para mi cuerpo. Y el pensamiento negativo de nuevo tira la idea a la basura. Siempre que he enfermado me he sentido como una basura, sin ganas de nada. No creo que mejorase, más bien empeoraría, mis tiempos y mi salud.

Y entonces es cuando estoy abandonando la idea de salir a correr el 29 de agosto. Mi mente lo primero que hace es apagar la lucecita esa de las ideas. Que imagino que debe estar un poco fundida hoy. Me esta dando unas ideas que mejor no seguir. 

Pero en este momento veo que ya no truena, caen unas gotas aun, pero da igual, pienso. Es el momento de volver a ser un niño, de correr sin prejuicios, sin tiempos, de pisar charcos y mancharse de barro. De olvidarse de pensar, y concentrarse en sonreír.29 de agosto

mye (276 Posts)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *