Entrevista a Raúl García Castán

Raúl García CastánBuenos días Raúl, me alegro mucho de que al final podamos entrevistarte. Y te agradezco mucho el que saques un rato para atenderme. Lo primero siempre me gusta que seáis vosotros mismos los que hagáis vuestra propia presentación.

Así que ahí voy con la primera pregunta, ¿Cómo se define Raúl Garcia Castán, y quien es?

 

Esa es una buena pregunta… de la que me encantaría conocer la respuesta. Supongo que uno no termina de conocerse nunca, y, si lo hace, debe ser muy aburrido mirarse al espejo y tener la certeza de que se sabe absolutamente todo del tipo que tienes enfrente. La vida es la eterna búsqueda de uno mismo, pero en el viaje vital, como en cualquier otro viaje, la riqueza, la ganancia, el premio, la solución al enigma está en el viaje mismo, no en el destino. Soy simplemente un eterno curioso de la vida. No tengo ni idea de quién soy, hacia dónde voy ni de donde vengo, pero escudriño cada segundo de la vida con la curiosidad de un niño, para el que todo es nuevo. Si tuviera que definirme en dos palabras, podría hacerlo con estas: eterno curioso.

¿Cuando empieza Raúl García Castán a correr y por que?

Comencé en el año 2003, y lo hice porque me pareció vislumbrar en las carreras por montaña una tabla de salvación de la mediocridad; el último tren para huir de la vida gris a la que estamos condenados desde que nacemos. Ahora está muy de moda decir que uno corre por las razones más místicas y políticamente correctas del mundo. Yo no; yo empecé a correr porque quería luchar por ser el mejor. Sencillamente. Y me pareció que esa era mi última oportunidad de conseguirlo. En las carreras por montaña encontré lo que buscaba desesperadamente sin saber dónde encontrarlo: la emoción de vivir al límite; la épica de la guerra sin guerra, el dulce dolor del sufrimiento deportivo,  la alegría plena de la victoria y la tristeza aleccionadora de la derrota. Había fuego dentro de mí, y lo canalicé en esa dirección.

Raúl García Castán¿Y que hace Raul en su día a día?

Ahora me dedico al duro deporte de perseguir la lenteja. Me levanto a las seis y media y a las siete entro a trabajar en las instalaciones deportivas de mi pueblo. Salgo a las tres. En los últimos años me he visto obligado a compaginar este trabajo con otros, uno por la mañana y otro por la tarde, por lo que no suelo tener más que una hora para entrenar entre uno y otro. Hay que ver el lado positivo de lo negativo: eso me evita muchos quebraderos de cabeza. Como no puedo entrenar, no entreno, o lo hago muy poco. En los escasos ratos que me quedan libres, entreno lo que puedo, leo y escribo.

Raúl García CastánEntrenar, ese difícil reto, hay que sacar tiempo, a veces hacer malabares para tener un rato, ¿a ti te cuesta mucho encontrar un momento de entrenamiento?

Creo que la respuesta a esta pregunta te la he dado involuntariamente en la anterior (es lo que tiene no leer  todas las preguntas antes de contestarlas)  Durante muchos años, entrenar fue la absoluta prioridad en mi vida. Ahora podría decir que entrenar está, no ya en un segundo plano, sino puede que hasta en un tercero. Entiendo que esto puede resultar chocante para algunas personas que te tienen como una referencia deportiva, gente que se ha hecho corredora viéndote ganar carreras, pero, ay amigos, en este deporte, donde no se gana apenas dinero, cuando dejas de ganar carreras tienes que seguir buscándote la vida, laboralmente hablando. Las ganancias en este deporte nuestro son puramente simbólicas y emocionales, lo que no digo que sea poco, desde luego, pero yo he probado a echar campeonatos de España a cocer en un puchero y, ¡puaj, están muy malos!.

Raul vive en la Granja, aquí al lado, ahora en invierno, con el frío, esos días que a veces no apetece ni salir, ¿como vences esa pereza y sales a correr? (si lo haces ;))

El frio no me gusta nada, lo que ha provocado, no pocas veces, que mucha gente me dijera: “¡pero cómo; Si tú eres de La Granja! Sí, soy de La Granja, pero como la grasa me abriga más bien poco soy friolero. El calor, sin embargo lo aguanto como un perro. He ganado muchas carreras a casi cuarenta grados en el levante español o incluso en el desierto del  Sahara, donde competí una vez. ¡Qué gran experiencia! era como hacerlo en Castellón, pero con menos calor. Mi vida como deportista semi profesional ya terminó. Hace unos  tres años que soy un popular más.  Ahora no entreno sistemáticamente, sino que solo hago lo que me apetece, el día que quiero apretar, aprieto, el día que no quiero correr no corro. Pero al final el acto de correr, la rutina de entrenar, aunque sea muy poco, como decía, forma parte de mi vida, y dentro de ese hábito están los resortes para vencer el desaliento y la pereza, pero cada vez los utilizo menos. O sea, que a veces me dejo vencer por la pereza, efectivamente.

¿Y como afrontas el año 2018?, ¿con que objetivos?

 Hace ya varios años que deje de hacer un calendario definido, con puntos rojos y todo eso. Me tire un montón de años compitiendo en todo lo “oficial” y tuve la inmensa suerte de ganarlo casi todo, así que cuando me harté de competir, o, mejor dicho, cuando competir se hartó de mí, me dediqué a correr solo donde me apetecía. Si me invitan a una carrera y en esa carrera hay algo que me llama la atención, voy y la corro. Este año será igual. Durante mi etapa de corredor de élite, mi baremo era puramente deportivo, quería ganarlo todo. Ahora me conformo con encontrar un lugar bello, una carrera divertida y buena gente en el camino. Bueno, vale, lo reconozco: si encima puedo ganar la carrera, lo hago

Raúl García Castán¿Y como definirías en tu caso el 2017?

Ha sido un año complicado. En lo deportivo bastante anodino, por todas estas circunstancias que venimos comentando en las preguntas anteriores, aunque he ganado algunas carreras de estas que te comento, a las que voy porque me gustan. En lo personal he vivido un periodo un tanto desagradable en lo que a la salud se refiere. Hace cuatro meses sufrí en breve episodio de ictus. Un día me levanté de la cama y hablaba raro, y la mano derecha había decidido vivir su vida y no me obedecía. Como no recordaba haber dado ningún cursillo acelerado de ruso ni de alemán, lo de hablar raro me mosqueó un poco y fui al hospital. Allí se lo tomaron muy a pecho y me tuvieron ingresado una semana. A los tres días se me pasaron los síntomas. La única secuela que me queda del ictus es que yo antes de sufrirlo era un tío listísimo y ahora… ¡fíjate como he quedado!

¿Tiene Raúl fecha de caducidad o es algo que por ahora ni se plantea?

Todo tiene fecha de caducidad en la vida, pero a veces los yogures caducados se pueden comer y están tan buenos como los otros. Si después de mil lesiones, una rotura total de tendón y un ictus no me he retirado del todo, supongo que en mi amor por correr debe haber algo más que ambición por ganar, aunque me cueste reconocerlo. En el fondo soy un sentimental y moriré sobre el escenario como Moliere.

Corredor, escritor, ¿que mas facetas nos podemos encontrar en Raúl?

Esas facetas y cualesquiera otras forman parte de la única faceta real: la de ser persona.

Con el auge existente los últimos años de correr en el a montaña, ¿como ves el futuro de las carreras de montaña, crees que todavía van a experimentar más auge?

Es difícil predecir el futuro de nuestro deporte. Aunque tiene un alto nivel de aceptación creo que siempre será difícil hacerlo llegar a un público no especializado, por la complicación evidente de captar la esencia del trail en su salsa. Para verlo in situ, el aficionado tiene que ser en cierto modo deportista, pues no es tan sencillo  acceder al terreno (la montaña) donde discurre nuestro deporte. En cuanto a su retransmisión, es complicada y costosa, al menos de momento. Ahora con la aparición de los drones se ha paliado algo esta circunstancia, porque  un helicóptero no estaba al alcance de casi ninguna organización, pero aun así, sigue siendo difícil grabar bien una carrera por montaña.

Raúl García CastánEn todos estos años corriendo, cual es la momento que recuerdas con más cariño

Son tantos que no debería decir ninguno, pero ya que me lo pides, lo hare: La victoria en el campeonato de Europa en 2009 en Italia

¿Y el peor recuerdo que tienes?

Supongo que la rotura de tendón que me tuvo apartado de los ruedos un año entero.

¿Cómo te recuperas tras una carrera? Y en cuanto tiempo estás disponible para la próxima carrera?

Eso varía mucho de cuando eres joven a cuando eres “nojoven”. Ahora la recuperación es menos importante porque corro aleatoriamente, y si no estoy recuperado de una carrera, sencillamente no corro otra hasta que lo estoy. En mi época de corredor de élite las palizas eran mucho más bestiales que ahora y además había veces que tenias que correr en semanas consecutivas. Recuerdo algunas carreras de Copa de España que me dejaban “muerto” para una semana entera. Era lo que yo llamaba el momento Fraga, por que bajaba las escaleras de casa despatarrado y cojitranco, por el dolor de piernas. Una carrera te puede dejar tocado para mucho tiempo por dentro aunque no lo notes. En mi caso, cuando competía tres semanas seguidas, notaba ya una bajada importante de rendimiento.

Como te defines, como un veterano joven, o un joven de corazón con mucha experiencia

Soy un joven de alma y de espíritu. Eso ayuda, aunque la gente no lo sepa, a mantener el cuerpo joven, y cuando eso no sirva, venderé mi alma al diablo a cambio de la eterna juventud y listo

Ahora una serie de preguntas cortas.

Raúl García Castán¿Tu distancia preferida?

En mi época de élite entre 30 y 40. Ahora entre 15 y 25

En esta competición ¿como ves tu principalmente al resto más como amigos o como rivales?

Como amigos y rivales. Hasta ahora siempre ha sido así, aunque siempre haya quien te cae mejor y quien peor, por supuesto. Siempre digo que lo mejor que he sacado de las carreras por montaña, aparte de los triunfos, son los amigos. A cualquier lugar de España donde voy tengo alguien que me ofrece su casa. Eso es algo muy valioso y emotivo. También he hecho algún que otro enemigo, no obstante. Yo soy un hombre muy apasionado y con un carácter fuerte, aunque a veces no de esa impresión y alguno se equivoque. A estas alturas de la vida hago pocas concesiones a la hipocresía. Como tanto repiten ahora los modernos, yo soy muy amigo de mis amigos. Pero también soy muy enemigo de mis enemigos. Yo no me rindo jamás. Tampoco en la vida ni ante nadie.

¿un libro?

Las Sonatas, de Valle Inclan. Belleza en estado puro

Raúl García Castán¿una comida?

Patatas fritas con huevos idem

¿una bebida?

Horchata

¿una película?

Los 400 golpes, de Francois Truffaut

¿un hobby?

Yo no tengo de eso. Lo que me gusta me gusta mucho y lo que aborrezco lo aborrezco mucho. Mis tres pasiones son la música, la literatura y, a cierta distancia, el deporte

¿una canción?

Esta es la pregunta más difícil de toda la entrevista. Me gustan tantas… Una sencilla canción de tres acordes que es una obra maestra. Sweet Jane, de Lou Reed

Raúl García Castán¿correr solo o en compañía?

Las dos cosas. Para ser un buen corredor hay que saber correr solo. Lo que no quiere decir que no me guste correr acompañado. Todo depende de con quien.

¿Correr con música o sin ella?

 He tenido épocas de correr siempre con música y otras de no correr nada con ella. Hay sitio para las dos cosas.

¿tu victoria soñada?

He conseguido mucho más de lo que un día soñé. Por decir algo, me gustaría haber ganado alguna de las dos zegamas que me jugué con KIlian.

¿un corredor/a a el/ la que admires por encima de todos?

Soy la persona más competitiva del mundo, pero soy honesto y cuando alguien es mejor lo reconozco sin ambages. Y el mejor es Kilian, sin duda.

Raúl García Castán¿Tu rival preferido?

He tenido la suerte de tener grandes rivales, el mismo Kilian, Tofol, Agustí Roc y un largo etcétera

¿un sueño?

Deportivamente, mi sueño era ser campeón de España y lo conseguí cinco veces. En la vida mi sueño es no perder la capacidad de seguir soñando.

lagrimas ¿de alegría o tristeza?

Las lágrimas pueden expresar indistintamente esas dos emociones. Lágrimas de alegría derramé cuando gané el campeonato de Europa en los Dolomitas italianos, y de tristeza cualquier retirada en una carrera importante.

¿Qué le pedirías a los Reyes Magos?

Yo creo en los Reyes Magos, pero según parece  los Reyes Magos han dejado de creer en mí, así que les pediría eso, que vuelvan a creer en mí, por favor.

Y ahora tenemos unas preguntas de parte de Nuria Domínguez Azpeleta,

¿ Cómo vive ahora las salidas a entrenar o las carreras por montaña?

Los entrenamientos de manera mucho más relajada, sin reloj, ni kilómetros, ni mediciones, ni ritmos. Solo la naturaleza y yo. En las carreras, sin embargo, no puedo amarrar el lobo que habita en mí y corro todo lo que puedo (que ahora es mucho menos de lo que corría). 

 ¿Has cumplido tus sueños?

Sí, los deportivos con creces

 Tú carrera favorita.

Zumaia, Trail Costa Quebrada, Volta al Terme, Zegama, MAM, GTP. Todas esas

Le pedimos a Raúl que si nos podía hacer una caricatura propia, y nos sorprendió con un genial detalle de su humor.

Raúl García Castán

Muchisimas gracias por tu tiempo Raúl, y de regalo por compartir con nosotros tu buen humor, y un rato para respondernos estas preguntamos, te dejamos un par de regalos. Este vídeo.

Y un dibujo para acordarnos del grandísimo corredor, escritor y devorador de libros que eres.

Raúl García Castán

mye (302 Posts)


2 comentarios:

  1. mye, thank you for your blog post.Really thank you! Awesome.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.