10 de junio. Diario de un corredor. Ya se ve el verano

verano

Querido diario, hoy es día 10 de junio, estamos en plena primavera, pero también estamos preparando el verano. Y os preguntaréis, ¿como que preparando el verano?, pues bien, esto es debido a que el verano está relativamente cerca. Y no podemos llegar al verano como si nada, sin estar preparados, ya que es una estación difícil de digerir para los deportistas.

Pero aunque ahora estemos en primavera, vamos a intentar dejar bien claro las pautas para el verano, sus contras, sus pros, la manera de superarlo. Mejor empezar ahora que esperar a estar en la estación temida, que ya no tendríamos tiempo para reaccionar.

Primero voy a intentar explicar los puntos que me hacen considerar al verano enemigo de los runners. Ya que habrá deportes que no sufran el verano igual.

Primero el calor

verano

Si, en cuanto llega el verano, llega el calor, suben las temperaturas, y salir a correr antes de las 22 horas o después de las 07:00 se convierte en una aventura de supervivencia. Sudas como si no hubiera un mañana, aunque habrá quien dice que le viene bien para perder peso. Tus ritmos claro está empeoran, pero por dos razones claras, una el calor, nos impide llevar una velocidad más elevada. Y dos, los litros y litros de agua que tenemos que llevar para hidratarnos, que se convierten en un peso extra. Este mismo calor es el que hace que cuando nos encontremos con un conocido mientras corremos, huya de nosotros, ya que parece que acabamos de salir de la ducha, solo que no chorreamos agua. Y es que nuestro olor para el resto de mortales, no es todo lo deseable que nos parece.

Segundo el cafe con hielo.

vacaciones

Y diréis, ¿como es que esto es un impedimento para correr?, pues bien, a quien le apetece salir a correr a media tarde, cuando tiene la oportunidad de tomarse un café con hielo, a la sombrita. Quien dice un café dice una horchata, limonada, granizado,…. Y es que la necesidad de terracita en verano, es muy mala para el deportista. Pero muy buen para el disfrute.

Tercero el descanso.

Este es un tema bastante relacionado con el calor, ya que cuanto más calor hace, más cansados estamos, peor dormimos y recuperamos por la noche, e indudablemente llegamos con el cuerpo mas machacado entrenamiento del día siguiente, y con menos ganas.

Cuarto la apatia veraniega.

Cierto es que en verano baja nuestro ritmo vital, a algunas personas les invade una apatía que les impide realizar sus acciones normales. Les entra un bajón anímico que repercute en su rendimiento deportivo, laboral, …O simplemente no les apetece realizarlas, al fin y al cabo estás de vacaciones, que demonios. Ya tendrás tiempo de entrenar en otoño.

Quinto las vacaciones

Que demonios, estoy de vacaciones, me apetece tumbarme en la playa, salir de aperitivo, dar un paseo, pero ¿hacer deporte?, ¿salir a correr? ¿levantarme pronto para correr?. ¿Quién no ha pasado por eso?

Soluciones

Pero todo problema tiene su solución, o al menos podemos engañar al problema, para que no sea tan gordo ni nos impida realizar nuestras rutinas. Así que aunque no sirvan de mucho globalmente, espero que alguna de estas soluciones os ayude.

Cambia de Deporte.

No, no me refiero a que abandones el correr para dedicarte a los bolos. Y no tengo nada en contra de ellos, tan divertidos me parecen. Simplemente puedes cambiar entrenos de carrera algunos días, aquellos de más calor por ejemplo, por natación. Que eso de nadar en el mar siempre se agradece, y más en verano. Otros días por ciclismo, que aunque te afecta el calor, por lo menos vas sentado. ;).

Cambio de horarios.

verano

Fundamental, cambia un poco tus horarios, quizás levántate antes, si ya se que es verano, pero podemos madrugar un poco y salir a correr, que luego tienes la siesta para recuperar. O si no las largas horas de caída del sol. O esas horas de la noche. Solo necesitas un frontal. Eso sí, recuerda, cambia para entrenar a horas sin tanto calor.

Cambia el lugar de entrenamiento.

Si, no tienes que salir a la calle a 40 grados, puedes ir a entrenar a un gimnasio con aire acondicionado, ducha tras el entrenamiento,… o más fácil todavía, entrenar en casa. Solo tienes que hacerte con una cinta de correr y entrena en casa con una buena cinta de correr. Podrás disfrutar de fresquito, si tienes aire acondicionado, no salir a la calle bajo el sol, y según terminas de correr una buena ducha, o hasta correr viendo la televisión,…

Haz coincidir uno de tus periodos de descanso con el verano.

Imagino que como corredor tendrás periodos de descanso activo, o menos activo, pues también puedes hacer coincidir dichos periodos con algunas semanas del verano, de tal manera que bajas tu actividad esas semanas de más calor.

Vete al monte.

No, no digo que te vayas a la montaña de vacaciones, simplemente que te puedes ir a correr a la montaña. Las temperaturas son más bajas, o al menos un poco más bajas, y los que vivimos en las montañas podemos correr más a gusto en horarios a los que a lo mejor en zonas más calurosas es imposible. Además puedes aprovechar y cambiarte al Trail running, o simplemente probarlo. Es tu momento, es tu oportunidad. Esto suena a slogan ¿eh?. Lo único para correr en montaña, lleva buena hidratación por eso de las largas distancias, planifica bien la ruta, y una zapatillas con buena suela para no hacer patinaje trail running. Aquí tenéis Zapatillas rebajadas para carreras de montaña. Para poder buscar alguna que te ayude a brillar en la montaña.

Espero que alguno de todos estos consejos os haya servido.

Avatar mye (309 Posts)


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.