12 de Febrero. Diario de un corredor

12 de FebreroQuerido diario, hoy es 12 de Febrero, y nunca podré dejar de agradecerte que me sigas aguantando pese a todo, cualquier llegaré a abrirte para escribir, y como venganza se habrán terminado las páginas, pero mientras tanto seguiré.

Hoy 12 de Febrero, me acuerdo del día que mis piernas se descubrieron, y diréis, ¿como que se descubrieron?. Pues muy simple, de pequeño, mi pierna izquierda ignoraba completamente a la derecha, yo estoy convencido que la una no sabía que la otra pudiera existir, si no es incomprensible que fuera tan torpe.

De pequeño correr para mi era andar rápido, pero tampoco mucho, que me podía tropezar, eso si, correr era una actividad impensable, pero en gimnasia en el colegio, había que correr. Y como yo no estaba exento de gimnasia, tuve que empezar a estudiar como correr.

12 de FebreroLa teoría era muy fácil, mover un pie tras otro, la práctica ya era otra cosa, resulta que tenía dos pies (eso lo sospechaba desde que vi que tenía dos zapatillas de cada modelo siempre en el armario), y que ambos tenían que ir en la misma dirección, pero no solo eso, si no que además había momentos en que ambos estaban en el aire. Ja toma ya, a quien pretenden engañar, ¿y como me iba a mantener yo sin apoyar ningún pie en el suelo?. Pero bueno, como yo siempre intento todo lo que me dicen lo intenté.

Eso si, la leche que me calcé de intentar mantenerme en el aire fue fina, eso si, al tercer tortazo, empecé a pensar que igual esto no iba de levitar, y entonces me di cuenta que igual tenía que cambiar mi técnica de carrera.

12 de FebreroVolvía mis comienzos, andar, y a partir de ahí pase a saltar cada vez con un pie, yo feliz de la vida creí que ya sabía correr, 4 saltos con el derecho, 4 saltos con el izquierdo, pero no, me explicaron que eso era saltar a la pata coja.

Así que nada, vuelta al principio, otro intento fracasado, pero internamente yo sabía que me iba acercando a la solución de mi problema. Sabía que lo de andar ya casi lo dominaba, digo casi, ya que por ello de no conocerse bien mi pie izquierdo y mi pie derecho, aveces tropezaban, pero casi estaba dominado, ahora solo faltaba correr.

12 de FebreroMe contaron que me podía quedar en el sitio parado, de pie con los pies juntos, y dejarme caer hacia delante, y que instintivamente iba amover un pie para no caerme, y en ese momento me volvía a dejar caer y movía el otro, y esa combinación de movimientos cada vez más rápido iba a hacer que corriera. Conclusión, casi me rompo la nariz al dejarme caer, y mis pies no responder.

Si, otro fracaso, pero yo seguía animado seguro que ya estaba al lado de la solución, y un 12 de Febrero, salí al monte a ver si ahí aprendía, estando alli con unos amigos, y preparándome para otra clase magistral de carrera, apareció el dueño del manzano cuyas manzanas habían caído nadie sabe como dentro de nuestros bolsillos, así que alguien gritó ¡Huir! y yo el primero salí huyendo como alma que lleva el diablo. Si, imagino que todos tendréis la misma cara de asombro que mis amigos, estaba corriendo para alejarme de allí. Pero es que nadie me explicó que correr y huir era similar.

Y ahora ya me veis, compartiendo carreras con los más famosos corredores del mundo, como cambian las cosas.

12 de Febrero

Avatar mye (309 Posts)


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • instagram

    This error message is only visible to WordPress admins

    Error: No connected account.

    Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.